Nombrar es un acto que tiene mucha más importancia de la que pensamos.

El nombre de un proyecto, empresa o página web requiere de un proceso tanto creativo como técnico. No vale eso de “Ya veremos lo que se nos ocurre..”

Un nombre es para siempre y debe de ser ante todo verdadero y esencial.

Con un nombre estratégicamente elegido se transmite la identidad de aquello que se está nombrando. Y lo primero es tener una identidad coherente con lo que somos. El nombre por sí solo no vende.

 

¿QUÉ TIENE UN NOMBRE PERFECTO?

En el nombre se debe de reflejar la esencia de lo que somos o de lo que queremos ser. Tiene que tener alma y fundamento.

Cuando se comienza a montar una empresa se suelen tomar como referencia otras empresas que nos sirven de inspiración. Eso está bien, pero no debemos olvidarnos de qué aún así, nuestra idea, proyecto o empresa es única. Así qué lo siguiente será preguntarnos ¿en qué es única y diferente?

UN BUEN NOMBRE SIEMPRE TIENE UNA HISTORIA DETRÁS, UN ORIGEN Y UN POR QUÉ.

 

Conocer lo nombrado. Esa es la clave más importante para dar con un nombre único y redondo. Cuando estamos pensando qué nombre vamos a elegir para nuestra empresa o proyecto nos surgen un montón de preguntas.

Y si el nombre ya esta escogido? ¿Y si nadie lo asocia con mis productos? ¿Qué tono es el adecuado?

En primer lugar deberíamos tener muy claro qué somos y qué vamos a ofrecer.

Cuanto más podamos acotar y limitar nuestro radio de acción será más fácil dar con un nombre redondo.

1 – ¿QUIÉN?

 

Saber quién soy como empresa o proyecto y quién o a que no quiero parecerme.

Abarcar demasiado no ayuda a dar con un nombre único y redondo.

Si pensamos en positivo encontraremos aquellas palabras que nos definen. Si somos modernos y divertidos, por ejemplo, nuestro nombre aunque sea para una Gestoria tiene que evocar  este estado de ánimo, de forma que el nombre no solo nos diferencie de la competencia sino que hará que se nos recuerde por encima del resto de las empresas del sector que ofrecen todas la misma imagen.

Y sólo lo hemos hecho con un nombre, de la imagen ya se encargará el Logotipo que lo tendrá mucho más fácil si el nombre elegido tiene “gancho” o sonoridad tipográfica. La sonoridad no solo se oye, también se lee y la tipografía elegida para el Logotipo puede amplificar esta sonoridad.

2 – ¿QUÉ? y ¿COMO?

 

Saber que voy a ofrecer, cuál o cuáles son mis productos y valores por el que se me distinguirá de la competencia.

Siempre es bueno tener presente aquello que nos distingue del resto, lo que hace que seamos diferentes o especiales.

El nombre que vamos a elegir hablará de nosotros, de nuestros productos o servicios.

Es primordial ser claro. No podemos confundir a nuestros futuros clientes y al menos debemos elegir una categoría principal en la que nos vamos a centrar.

Por ejemplo, si vamos a montar un negocio de hostelería, lo más lógico es definirnos primero en función de los servicios que vamos a ofrecer: Cafetería, Bar o las dos cosas?

elegir nombre empresa

«Además de la poética de las palabras, creo en su ingeniería. Los nombres tienen que ser útiles y a veces el mejor no es el que más te gusta a ti, sino el que mejor va a funcionar.»

 

Fernando Beltrán

«El nombre de las cosas»

¿CÓMO REFLEJAMOS EN LAS MÍNIMAS PALABRAS POSIBLES LO QUE SOMOS?

 

Aunque el nombre elegido no incluya las palabras que nos describen, si que podemos añadir una etiqueta debajo del nombre que ayude a identificar nuestros servicios. La etiqueta que acompañará o irá incluida en nuestro nombre contará lo que ofrecemos a nuestros clientes.

La etiqueta puede ser también simbólica y formar parte de nuestro logotipo. De esta manera podemos optar por un nombre más personal u original sin recurrir a ninguna de las palabras de nuestros servicios que ya los incluiremos en la etiqueta.

Así mismo, en el nombre o en la etiqueta puede ser un buen recurso incluir un adjetivo o un verbo que lo califique, de forma que estamos diciendo a nuestros futuros clientes como somos además de lo que somos.

elegir nombre empresa

3 – ¿DÓNDE?

 

Saber que voy a ofrecer, cuál o cuáles son mis productos y valores por el que se me distinguirá de la competencia. ¿Mi empresa o proyecto se ubicaría en algún espacio físico determinado? ¿Qué idioma o idiomas se van a utilizar?

Cuando hablamos de comunicación el lenguaje que usemos determinará la audiencia a la que queremos llegar. Por lo tanto se tiene que tener en cuenta si tenemos alguna preferencia idiomática. Y si sale algún nombre con dualidad lingüística que puede abarcar a clientes de diferentes idiomas y esto es cualitativo para nuestra empresa… ¡Adelante!

 

SUMAR AUDIENCIAS ES OBJETIVO CUMPLIDO CON NOMBRES QUE PUEDEN ENTENDERSE EN VARIOS IDIOMAS.

 

Hay que tener cuidado con la internacionalización de algunos vocablos. Ya que mientras que en algunos idiomas una misma palabra suena muy bien y es fácil de recordar o pronunciar, en otros es prácticamente imposible de hacerlo.

4- METODOLOGÍA

 

Etapa creativa

 

Nombrar es trabajar sobre una página en blanco, sobre algo que no existe todavía porque no tiene nombre…

La clave es conocer muy bien lo que vas a nombrar. Comienza investigando, leyendo poesía, jugando con los nombres que van surgiendo.

Investigar el origen del nombre, de donde viene, analizando su semántica o significado y comprendiendo su sintaxis es necesario para construir una base sólida sobre la que se justificará el porque de ese nombre y no otro.

Trabajar con las palabras requiere que estemos en contacto con ellas permanentemente durante el proceso creativo. Por eso, además de leer, es muy recomendable escribirlas y jugar con ellas, variándolas y combinándolas.

Los verbos, por ejemplo funcionan perfectamente si queremos identificar una acción con nuestra marca o generar una idea de movimiento o dinamismo. Así como los adjetivos son muy indicados para señalar cualidades especiales que ayuden a diferenciar nuestra marca con el resto.

 

UN NOMBRE CON GANCHO TIENE QUE SER EVOCATIVO.

 

Puede evocar un sentimiento o una acción incluso. Y mediante la evocación se llega a la emoción. Un nombre evocativo tiene una carga emocional que hace que nos sea familiar y cercano. De esta forma se retiene más fácilmente en la memoria.

elegir nombre empresa

La memoria para reconocer cosas es mejor que la memoria para recordarlas. Por eso se elige antes aquello que nos es familiar o cercano que lo que no lo es.

 

Principios universales de diseño. Ed. Blume

Etapa analítica

 

Ahora vamos a escudriñar con lupa nuestra lista de nombres seleccionados para ver si responden a las principales características que debe de tener un buen nombre.

 

Estas características son: Sencillez, Sonoridad y Diferenciación.

 

Muchas veces son obvias, pero se nos olvida que debemos de tenerlas en cuenta. Lo mejor es darle una puntuación a cada nombre seleccionado en cada unos de estos tres apartados, de forma que encontremos los puntos fuertes que tiene cada uno de los nombres que hemos seleccionado y nos ayude a quedarnos con uno de la lista.

elegir nombre empresa

SENCILLEZ

 

El nombre cuanto más breve mejor, por lo tanto si se trata de una sola palabra mejor que con dos. En caso de tener que incluir dos palabras, puedes probar realizando combinaciones con sufijos.

Para el nombre de Prodinámica, creado para una empresa de Podología, usamos el prefijo «Pro» delante de la palabra «dinámica» para remarcar los valores que tiene la marca y posicionarla en el sector de la innovación en esta rama de la medicina.

elegir nombre empresa
Puesta en escena del Naming creado para Prodinámica

SONORIDAD

 

Los nombres que comienzan y terminan igual, o casí lo hacen.. tienen una ventaja y es que son memorables.

Su peculiar morfología tipográfica hace que sean más fáciles de recordar, debido a su simplicidad. Ejemplos: Kodak, Ono, My gym, Ojo, Kayak, Somos, Racecar, Rossor..

Si tenemos la suerte de dar con un palíndromo, que es así como se llama a este tipo de palabras o frases, tendremos asegurado su éxito en cuanto a su sonoridad tipográfica, ya que visualmente un nombre con esta morfología, va a generar un grafismo muy interesante.

El diseñador que tenga la fortuna de encontrarse un nombre así para crear un logotipo le puede sacar mucho partido.

La fonética de un nombre importa, un nombre con una musicalidad sugerente y fácil de pronunciar será fácil de recordar y agradable de escuchar.

DIFERENCIACIÓN

 

El nombre que finalmente sea el elegido tendrá que reflejar el alma de la empresa o proyecto. Así mismo tiene que diferenciarse de los nombres ya existentes y marcar la diferencia.

La originalidad que normalmente se le otorga a un nuevo nombre, no lo debe de ser tanto en cuanto a que sea una palabra o palabras construidas completamente nuevas sino al hecho de como se usan las palabras.

En este sentido me gustaría poner como ejemplo el nombre de una editorial granadina que se llama Allanamiento de Mirada. El nombre no es precisamente corto, pero el juego de palabras hace que resulte interesante y llame poderosamente nuestra atención.

Etapa de pruebas

 

Ya estamos acercándonos a la última fase, ahora ya tenemos una lista reducida con nombres interesantes. Antes de entusiasmarnos con ellos, tendremos que comprobar que los nombres finalistas no están registrados en la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Igualmente comprobaremos que el dominio web y los perfiles de las redes sociales que queramos activar esten libres, en caso de necesitarlos.

Por último, es muy buena idea testear los nombres de la lista definitiva con las personas que tenemos alrededor y también con aquellas que pudiesen ser parte de nuestro público objetivo: vecinos, familiares, proveedores o posibles clientes del área geográfica donde la empresa o proyecto pretende crearse.

La impresión que cause el nombre cuando es escuchado por primera vez, nos ayudará a ver como es aceptado y percibido, así como a revelarnos aquellos puntos débiles hay que reforzar.

También tomamos nota de sus impresiones para tenerlas en cuenta de cara a la representación gráfica del nombre, el logotipo.

elegir nombre empresa

La identidad visual de nuestra empresa ya está germinando, ahora solamente falta brindar por el crecimiento de nuestro proyecto.

Nombrar es un acto que tiene mucha más importancia de la que pensamos.

El nombre de un proyecto, empresa o página web requiere de un proceso tanto creativo como técnico. No vale eso de “Ya veremos lo que se nos ocurre..”

Un nombre es para siempre y debe de ser ante todo verdadero y esencial.

Con un nombre estratégicamente elegido se transmite la identidad de aquello que se está nombrando. Y lo primero es tener una identidad coherente con lo que somos. El nombre por sí solo no vende.

 

¿QUÉ TIENE UN NOMBRE PERFECTO?

En el nombre se debe de reflejar la esencia de lo que somos o de lo que queremos ser. Tiene que tener alma y fundamento.

Cuando se comienza a montar una empresa se suelen tomar como referencia otras empresas que nos sirven de inspiración. Eso está bien, pero no debemos olvidarnos de qué aún así, nuestra idea, proyecto o empresa es única. Así qué lo siguiente será preguntarnos ¿en qué es única y diferente?

2 – ¿QUIÉN?

Necesito saber quién soy como empresa o proyecto y quién o a que no quiero parecerme.
Abarcar demasiado no ayuda a dar con un nombre único y redondo.

Si pensamos en positivo encontraremos aquellas palabras que nos definen. Si somos modernos y divertidos, por ejemplo, nuestro nombre aunque sea para una Gestoria tiene que evocar  este estado de ánimo, de forma que el nombre no solo nos diferencie de la competencia sino que hará que se nos recuerde por encima del resto de las empresas del sector que ofrecen todas la misma imagen.

Y sólo lo hemos hecho con un nombre, de la imagen ya se encargará el Logotipo que lo tendrá mucho más fácil si el nombre elegido tiene “gancho” o sonoridad tipográfica. La sonoridad no solo se oye, también se lee y la tipografía elegida para el Logotipo puede amplificar esta sonoridad.

2 – ¿QUÉ? y ¿COMO?

 

Saber que voy a ofrecer, cuál o cuáles son mis productos y valores por el que se me distinguirá de la competencia.

Siempre es bueno tener presente aquello que nos distingue del resto, lo que hace que seamos diferentes o especiales.

Es primordial ser claro. No podemos confundir a nuestros futuros clientes y al menos debemos elegir una categoría principal en la que nos vamos a centrar.

Por ejemplo, si vamos a montar un negocio de hostelería, lo más lógico es definirnos primero en función de los servicios que vamos a ofrecer: Cafetería, Bar o las dos cosas?

elegir nombre empresa

«Además de la poética de las palabras, creo en su ingeniería. Los nombres tienen que ser útiles y a veces el mejor no es el que más te gusta a ti, sino el que mejor va a funcionar.»

 

Fernando Beltrán

«El nombre de las cosas»

¿Cómo reflejamos en las mínimas palabras posibles lo que somos?

Aunque el nombre elegido no incluya las palabras que nos describen, si que podemos añadir una etiqueta debajo del nombre que ayude a identificar nuestros servicios.elegir nombre empresa

La etiqueta puede ser también simbólica y formar parte de nuestro logotipo.

Así mismo, en el nombre o en la etiqueta puede ser un buen recurso incluir un adjetivo o un verbo que lo califique, de forma que estamos diciendo a nuestros futuros clientes como somos además de lo que somos.

3 – ¿DÓNDE?

 

¿Mi empresa o proyecto se ubicaría en algún espacio físico determinado? ¿Qué idioma o idiomas se van a utilizar?

Cuando hablamos de comunicación el lenguaje que usemos determinará la audiencia a la que queremos llegar. Por lo tanto se tiene que tener en cuenta si tenemos alguna preferencia idiomática. Y si sale algún nombre con dualidad lingüística que puede abarcar a clientes de diferentes idiomas y esto es cualitativo para nuestra empresa… ¡Adelante!

Sumar audiencias es un objetivo cumplido con nombres que pueden entenderse en varios idiomas.

Hay que tener cuidado con la internacionalización de algunos vocablos. Ya que mientras que en algunos idiomas una misma palabra suena muy bien y es fácil de recordar o pronunciar, en otros es prácticamente imposible de hacerlo.

4- METODOLOGÍA

 

Etapa creativa

 

Nombrar es trabajar sobre una página en blanco, sobre algo que no existe todavía porque no tiene nombre…

La clave es conocer muy bien lo que vas a nombrar. Comienza investigando, leyendo poesía, jugando con los nombres que van surgiendo.

elegir nombre empresa

Investigar el origen del nombre, de donde viene, analizando su semántica o significado y comprendiendo su sintaxis es necesario para construir una base sólida sobre la que se justificará el porque de ese nombre y no otro.

Trabajar con las palabras requiere que estemos en contacto con ellas permanentemente durante el proceso creativo. Por eso, además de leer, es muy recomendable escribirlas y jugar con ellas, variándolas y combinándolas.

Los verbos, por ejemplo funcionan perfectamente si queremos identificar una acción con nuestra marca o generar una idea de movimiento o dinamismo y los adjetivos son perfectos para señalar cualidades especiales que ayuden a diferenciar nuestra marca con el resto.

Un nombre con gancho tiene que tener una cualidad y esta es que tiene que evocar. Puede evocar un sentimiento o una acción incluso.

Y mediante la evocación se llega a la emoción. Un nombre evocativo tiene una carga emocional que hace que nos sea familiar y cercano. De esta forma se retiene más fácilmente en la memoria.

La memoria para reconocer cosas en mejor que la memoria para recordarlas. Por eso se elige antes aquello que nos es familiar o cercano que lo que no lo es.

 

Principios universales de diseño. Ed. Blume

Pero son fáciles de pronunciar? Se recuerdan con facilidad? Y al escribirlos, podrían quedar bien tipográficamente? Son cortos?

Etapa analítica

 

Ahora vamos a escudriñar con lupa nuestra lista de nombres seleccionados para ver si responden a las principales características que debe de tener un buen nombre.

Estas características son: Sencillez, Sonoridad y Diferenciación.

elegir nombre empresa

SENCILLEZ

El nombre cuanto más breve mejor, por lo tanto si se trata de una sola palabra mejor que con dos. En caso de tener que incluir dos palabras, puedes probar realizando combinaciones con sufijos.

Para el nombre de Prodinámica, creado para una empresa de Podología, usamos el prefijo «Pro» delante de la palabra «dinámica» para remarcar los valores que tiene la marca y posicionarla en el sector de la innovación en esta rama de la medicina.

 

elegir nombre empresa

Puesta en escena del Naming creado para Prodinámica

SONORIDAD

Los nombres que comienzan y terminan igual, o casí lo hacen.. tienen una ventaja y es que son memorables.

Su peculiar morfología tipográfica hace que sean más fáciles de recordar, debido a su simplicidad. Ejemplos: Kodak, Ono, My gym, Ojo, Kayak, Somos, Racecar, Rossor..

Si tenemos la suerte de dar con un palíndromo, que es así como se llama a este tipo de palabras o frases, tendremos asegurado su éxito en cuanto a su sonoridad tipográfica, ya que visualmente un nombre con esta morfología, va a generar un grafismo muy interesante.

El diseñador que tenga la fortuna de encontrarse un nombre así para crear un logotipo le puede sacar mucho partido.

La fonética de un nombre importa, un nombre con una musicalidad sugerente y fácil de pronunciar será fácil de recordar y agradable de escuchar.

Si tenemos la suerte de dar con un palíndromo, que es así como se llama a este tipo de palabras o frases, tendremos asegurado su éxito en cuanto a su sonoridad tipográfica, ya que visualmente un nombre con esta morfología, va a generar un grafismo muy interesante.

La fonética de un nombre importa, un nombre con una musicalidad sugerente y fácil de pronunciar será fácil de recordar y agradable de escuchar.

DIFERENCIACIÓN

El nombre que finalmente sea el elegido tendrá que reflejar el alma de la empresa o proyecto. Así mismo tiene que diferenciarse de los nombres ya existentes y marcar la diferencia.

La originalidad que normalmente se le otorga a un nuevo nombre, no lo debe de ser tanto en cuanto a que sea una palabra o palabras construidas completamente nuevas sino al hecho de como se usan las palabras.

En este sentido me gustaría poner como ejemplo el nombre de una editorial granadina que se llama Allanamiento de Mirada. El nombre no es precisamente corto, pero el juego de palabras hace que resulte interesante y llame poderosamente nuestra atención.

Etapa de pruebas

 

Ya estamos acercándonos a la última fase, ahora ya tenemos una lista reducida con nombres interesantes. Antes de entusiasmarnos con ellos, tendremos que comprobar que los nombres finalistas no están registrados en la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas. Igualmente comprobaremos que el dominio web y los perfiles de las redes sociales que queramos activar esten libres, en caso de necesitarlos.

Por último, es muy buena idea testear los nombres de la lista definitiva con las personas que tenemos alrededor y también con aquellas que pudiesen ser parte de nuestro público objetivo: vecinos, familiares, proveedores o posibles clientes del área geográfica donde la empresa o proyecto pretende crearse.

elegir nombre empresa

La impresión que cause el nombre cuando es escuchado por primera vez, nos ayudará a ver como es aceptado y percibido, así como a revelarnos aquellos puntos débiles hay que reforzar.

 

Tomamos nota de sus impresiones para tenerlas en cuenta de cara a la representación gráfica del nombre, el logotipo.

La identidad visual de nuestra empresa ya está germinando, ahora solamente falta brindar por el crecimiento de nuestro proyecto.